¡¡¡TRADÚCELO!!!

jueves, 12 de febrero de 2015

Uaru amphiacanthoides - Cíclido triángulo

Tambien conocido como Uaru, se trata de un Cíclido Amazónico de gran tamaño y de carácter tranquilo y gregario poco común en los comercios especializados dada su procedencia casi totalmente salvaje (cuesta mucho reproducirlos en cautividad) y a su precio elevado, algo a lo que hay que sumar su sensibilidad a la mala calidad del agua. Este pez vive en aguas muy quietas, tranquilas y bien infestadas de plantas y troncos, hábitat que comparte con los Discos, los Escalares y los Mesonauta festivus.

El cuerpo de este Cíclido está bastante comprimido lateralmente y posee músculos poco desarrollados. Las aletas son de tamaño medio y su boca, no protáctil, posee dientes afilados diseñados especialmente para triturar los pequeños animales que componen su alimentación. Los ojos son de pequeño tamaño y los primeros radios de la aleta dorsal son muy duros y afilados, por lo que hay que tener cuidado a la hora de manipular a estos peces. Su líbrea varia bastante entre la fase juvenil y la adulta: Los ejemplares jóvenes poseen una base de color crema muy claro interrumpida por una especie de mallado de color marrón verdoso. Además tienen varios puntos blancos regularmente distribuidos a lo largo de todo el cuerpo y las aletas incoloras. Los peces adultos tienen una base de color naranja claro con una mancha en forma de triángulo de color negro en cada costado, con una mota negra en el pedúnculo caudal y un leve matiz negro en la zona de la cabeza y las aletas de un leve color gris azulado. El dimorfismo sexual es invisible hasta el momento de la freza: En éste momento la hembra presenta un oviducto con el extremo redondeado mientras que el macho tiene un espermiducto terminado en punta. Pueden medir hasta 30 centímetros de largo y vivir más de 10 años.
El mantenimiento de este Cíclido es bastante complicado (más incluso que los Discos híbridos) por lo que se requieren instalaciones que puedan gozar de una buena estabilidad acuática indispensable para estos peces. Se necesitan acuarios de gran tamaño (al menos unos 300 - 400 litros de capacidad y más de un metro de largo) para albergar a una pareja adulta o a un grupo de cinco ejemplares. Si se desea mantenerlo con más especies, un acuario de más de 700 litros es ideal. Requieren un sustrato oscuro y de grano fino que les permita estar tranquilos (un suelo de color claro los estresa) que, combinado con una iluminación débil o tamizada por plantas flotantes, ayuda a potenciar sus colores. La decoración debe estar formada por abundantes plantas, troncos y piedras que les ofrezcan refugios para esconderse. No deben crearse fuertes corrientes en el agua pero necesitan un eficaz sistema de filtrado y una buena oxigenación. Las condiciones de mantenimiento ideales para este pez comprenden una temperatura entre 26 y 30 ºC, un pH ácido (entre 4,5 y 7), una dureza nunca superior a 10 ºdGH y tasas de nitrato, nitrito y amoniaco de 10, 0 y 0 ppm en todo momento. No admiten nada bien valores fuera de estos rangos puesto que se trata de peces de origen casi exclusivamente salvaje, por lo que prima mantener las condiciones acuaticas siempre en estos intervalos y sin variaciones bruscas notables. Bajo condiciones precarias de mantenimiento son extremadamente proclives a padecer punto blanco, hexamitasis y otros problemas graves, siendo además dificiles de tratar dada la poca tolerancia de esta especie a los medicamentos comerciales; En el caso del Cíclido triángulo es mucho mejor prevenir que curar.
Se trata de peces carnívoros que reclaman una gran cantidad de proteínas y grasas animales en su dieta, por lo que su alimento básico debe contener dichos componentes. Lo ideal es alimentarlos con papilla para Discos alternada con presas vivas y, para variar, una toma semanal de componentes vegetales. Es sensible a las dietas pobres en proteínas animales y, aunque acaba aceptándolo sin problemas siempre que la calidad del agua y su acuario sean ideales, no se debe abusar de carnes demasiado grasas (como la de Cerdo) para evitar problemas digestivos graves.
A pesar de su gran tamaño se son peces muy tranquilos y pacíficos que no muestran ningun tipo de agresividad hacia las demás especies con las que convivan. No conviene asociarlos con peces demasiado pequeños (como los Neones) pues puede terminar devorándolos cuando alcanzan cierto tamaño. Se intimidan fácilmente ante especies demasiado grandes y agresivas, por lo que no se les debe mezclar con éstas (Óscar, terror verde, Flowerhorn, Rey midas, ...) para evitar que se arrinconen constantemente y dejen de alimentarse. Tampoco convienen peces demasiado nerviosos como los Barbos que, además de que morderían sus aletas, sus rápidos movimientos los estresarían. Así pues, sólo es aconsejable su asociación con peces tranquilos y poco activos como Discos, Escalares, Cíclidos de tamaño medio como el Cíclido cerradura y otros de pequeño tamaño como el Ramirezi y los Apistogrammas. La introducción de Tetras tranquilosy de tamaño suficiente para que no puedan ser devorados (como Moenkhausia spp.) dotan de algo de movimiento al acuario y los peces de fondo como Ancistrus, Glyptopherychthis y Plecostomus ayudan a limpiar las algas del mismo. Durante la época de freza son peces muy agresivos.
Su reproducción en cautividad es aún muy difícil de conseguir dada la extrema sensibilidad de los alevines a la polución y a la necesidad que tienen de alimentarse casi exclusivamente de microorganismos durante bastante tiempo. Al no existir diferencias externas entre sexos, las parejas deben formarse introduciendo varios peces jóvenes en el mismo acuario hasta que, cuando sean adultos, se formen parejas que naden juntas todo el tiempo. Las señales claras de que la freza es imminente son la intensificación de las líbreas, la limpieza acurada de una superfície plana y la actitud agresiva de los peces, por lo que a partir de ese momento hay que aislar a las parejas. Una vez que la superficie escogida está bien limpia, la hembra empieza a expulsar varias series de huevos que, acto seguido, son fecundados por el macho y puestos ordenadamente en el soporte que previamente se ha limpiado. La eclosión ocurre al cabo de dos o tres días y los diminutos alevines se alimentaran, después de absorber el saco vitelino, de secreciones nutritivas que sus padres expulsan a través de la piel. Al cabo de un mes empiezan a alimentarse por si mismos básicamente de microorganismos, por lo que es indispensable tener a mano cultivos planctónicos para ellos. No aceptan el alimento seco pulverizado ni los nauplios de Artemia hasta el tercer o cuarto mes de vida. Son muy sensibles a la polución, a las variaciones bruscas de la calidad del agua y a la ausencia de sus padres, y crecen con lentitud.

No hay comentarios:

Publicar un comentario