¡¡¡TRADÚCELO!!!

lunes, 2 de febrero de 2015

Heros severum - Severum o falso Disco

El Severum, tambien conocido en algunos lugares como falso Disco por su semejanza con los peces del género Symphysodon, es un Cíclido Amazónico de tamaño más que respetable que suele ser bastante común en los comercios de acuariofília, donde se puede encontrar con múltiples variaciones cromáticas. Se trata de un pez tímido y tranquilo pero territorial que debe mantenerse en acuarios de gran tamaño con poca luz, poco movimiento y especies tranquilas y no excesivamente agresivas. Es nativo de la cuenca del Amazonas, donde vive en los remansos, pantanos, lagos y charcas permanentes siempre que estén infestadas de plantas. Mientras que los ejemplares jóvenes viven en grupos densos, los adultos viven en parejas permanentes.

El Severum destaca básicamente por su cuerpo comprimido lateralmente y de forma más o menos circular, aunque es más alargado que en el caso de los Discos. Posee ojos de tamaño medio y una boca pequeña en comparación con el tamaño de su cuerpo. Las aletas son grandes, ondeantes y su musculatura poco desarrollada indica que viven en aguas muy tranquilas y que realizan desplazamientos bastante limitados, pero esto no les impide realizar desplazamientos rapidísimos en caso de ser necesario. Sus escamas son bien visibles y de forma romboidal. Los ejemplares de más edad presentan una pequeña pero visible portuberancia frontal. Originalmente, el color de estos peces es verde oliváceo con varias franjas verticales negras que recorren sus flancos, bandas que se acentúan en caso de que el animal goce de buena salud y aún más si están en época de freza. Esta forma salvaje incluye, además, tonalidades marronosas en la aleta anal y en las ventrales. Actualmente existen varias formas cromáticas como la dorada con puntos rojos, que se da por un gen racesivo que tiene esta especie, algo que explica bien la delicadeza de esta variante ya que los genes racesivos son la causa de deficiencias immunológicas en muchos seres vivos. tambien existe una variedad blanca con franjas negras, otra marronosa con la zona inferior del cuerpo de color rojo intenso e incluso una variedad albina con el cuerpo totalmente blanco. El dimorfismo sexual no es muy visible, pero en el caso de animales bien desarrollados los machos tienen las aletas dorsal y anal terminadas en punta y son algo más grandes que las hembras. Llegan a medir 30 centímetros de longitud y sobrepasar los 30 años de vida.
A semejanza de los Discos, el Severum requiere unas condiciones bastante específicas para sobrevivir en buenas condiciones, que conviene cumplir especialmente si se desea mantener un ejemplar dorado, que son más delicados. Requieren un acuario de gran tamaño, de unos 200 - 300 litros para una pareja y más de 400 litros si se trata de un acuario comunitario para evitar peleas por el territorio. El sustrato debe ser oscuro y de grano más bien fino para permitirles rebuscar alimento en el mismo sin que se dañen. El agua debe estar bien filtrada pero no hay que crear corrientes demasiado intensas para evitar que se cansen excesivamente a la hora de moverse (resulta muy buena idea atenuar la salida del filtro con un tubo de flauta o similar). Necesitan una luz débil o atenuada por plantas flotantes y una gran cantidad de escondrijos a base de troncos, plantas (mejor que sean de hojas duras ya que son propensos a comérselas), piedras y adornos varios ya que pasan bastante tiempo escondidos. Tambien reclaman unas condiciones acuáticas un tanto especiales: pH ácido (entre 5 y 6,5), aguas blandas (dureza menor que 10 ºdGH) y temperaturas elevadas (entre 35 y 30 ºC), pero si se mantienen formas híbridas estos valores pueden variar más: Valores de pH de hasta 8,5, dureza hasta 25 ºdGH y temperaturas mínimas de hasta 20 ºC. No toleran las variaciones demasiado bruscas de la calidad del agua ni la contaminación excesiva (mantener los nitratos siempre por debajo de 30 ppm y los nitritos y el amoniaco a 0).
Se trata de Cíclidos omnívoros pero que requieren un buen aporte de materia vegetal en su dieta. En el acuario aceptan sin reparos todo aquello que se les suministre aunque conviene evitar alimentos demasiado proteicos o grasos para evitar graves problemas intestinales. Al menos una o dos tomas diarias deben estar formadas por escamas o granulados vegetales, lechuga, guisantes u otro tipo de elemento vegetal. Si no reciben ningun aporte vegetal y se mantienen plantas es posible que terminen devorándolas. Este pez puede presentar problemas para empezar a comer en acuarios poco decorados, con luz intensa, con corrientes demasiado fuertes o si los demás peces muestran agresividad hacia ellos.
El Severum es un pez muy tranquilo y tímido que requiere estar rodeado por peces con su mismo carácter para evitar que se arrincone en  algún rincón oscuro y se niegue a alimentarse. Peces como Discos, Escalares, tetras de tamaño medio y Loricáridos como los del género Ancistrus son compañeros ideales. No conviene asociarlo con peces demasiado pequeños ya que puede comérselos especialmente si entran después que él. Asociarlo con Óscares u otros Cíclidos territoriales y de tamaño mayor sólo es posible en acuarios muy grandes, extensamente decorados y siempre que el Severum sea el primero en llegar y sea el pez más grande. Hay que evitar a los Barbos u otros peces que puedan morder sus aletas así como peces demasiado agresivos como el Boca de fuego, el terror verde o el Flowerhorn, que lo atacarían incesantemente hasta matarlo.
Al igual que ocurre con los Discos, el Severum requiere unas condiciones bastante específicas para reproducirse: Aguas muy blandas y ácidas (pH menor que 6 y dureza inferior a 3 ºdGH) y bastante cálidas (alrededor de 28 ºC de temperatura). Como la formación de una pareja conlleva una unión permanente (lo que significa que los adultos difícilmente se emparejan) es necesario partir de un grupo de seis peces jóvenes en el mismo recipiente hasta que, al llegar a la madurez, se forme una o varias parejas reproductoras. A partir de entonces conviene aislar a la/ls pareja/s ya que su comportamiento durante la freza es muy agresivo. Tras un pausado cortejo y el consiguiente baile nupcial, la hembra pone sus huevos en una superfície plana y escondida (que previamente han limpiado a conciencia) y el macho los fertiliza después. Durante los tres días que dura la incubación los progenitores vigilan celosamente los huevos. Una vez eclosionan, los padres se meten a sus crías en la boca hasta que absorben el saco vitelino, momento en el que son expulsados al exterior para que se alimenten por si mismos. Aceptan Artemia recién eclosionada, Mysis y alimento seco pulverizado. Los alevines son muy sensibles a la contaminación del agua y a las variaciones bruscas de sus condiciones.

3 comentarios: