¡¡¡TRADÚCELO!!!

domingo, 27 de octubre de 2013

Hyacinthus spp. - Jacinto

Los Jacintos son plantas bulbosas y perennes muy cultivadas como plantas ornamentales debido a sus densas espigas de fragantes flores que, en la actualidad, lucen una gran variedad de colores y apariencias. Se usan como relleno para el suelo, en jardineras, macetas y como centros de mesa y en los bordes de estanques en cultivo hidropónico. También son muy populares en ramos y composiciones florales de todo tipo. Estas plantas son originarias de las regiones mediterráneas y de África meridional.

Estas plantas de pequeño tamaño se sustentan gracias a un bulbo redondo y compacto que mide unos 7 centímetros de diámetro y unos 5 de altura. Bajo este bulbo se posicionan raíces cortas y fuertes que captan el agua y los nutrientes necesarios para sobrevivir. De la zona superior del bulbo salen hasta 10 hojas acintadas, rígidas y carnosas de aspecto ceroso y de color verde intermedio. Cada bulbo produce una única espiga de flores que llega hasta los 40 centímetros de altura y que dispone de un gran número de flores hexapétalas, con un vistoso pistilo en el centro de la corola y diminutos estambres a su alrededor. El intenso olor que emanan estas florecillas puede sentirse hasta varios metros de distancia. Actualmente existen varios miles de cultivares de estas bulbosas que se distinguen por el color de las flores: Las hay monocromáticas, con rayas blancas e incluso con jaspeados.
La gran ventaja de los Jacintos es que pueden cultivarse de muchas maneras. Como toda planta corriente, se pueden enterrar los bulbos en un sustrato de jardín normal y regarlos normalmente para que se desarrollen. En éste caso es conveniente saber que si se entierran demasiado su desarrollo es más lento y las flores suelen ser escasas y pequeñas, por lo que es recomendable enterrar sólo la base del bulbo o la mitad del mismo, dejando como mínimo el extremo de nacimiento de la parte aérea fuera del sustrato. Aceptan también el cultivo hidropóncio en recipientes llamados Jacinteros, recipientes de cristal con el cuello estrecho en el que se posicionan los bulbos. Seguidamente se llena el recipiente con agua sólo hasta que la base del bulbo entre en contacto con la misma. Conviene cambiar el agua al menos una vez a la semana para evitar que se corrompa y, en consecuencia, el bulbo quede expuesto a la pudrición. No es exigente con la iluminación, pudiendo estar expuesto al sol directo (aunque es mejor ponerlo en semisombra si hace demasiado calor para evitar que se quemen las hojas) y en habitaciones muy luminosas. En ambos lugares florecen sin ningun problema y con rapidez. A diferencia de muchas bulbosas, los Jacintos gustan de estar rodeados por abundante agua, por lo que si se cultivan en tierra normal de jardín hay que regarlos con abundancia, no permitiendo jamás que el sustrato se seque por completo ni que se encharque el agua alrededor del bulbo, lo que produce su pudrición. La falta excesiva de agua perjudica seriamente la floración, pudiendo llegar a inhibirla. Es necesario hacer lo mismo en el caso del cultivo hidropónico. No muestran ninguna preferencia en lo que al tipo de suelo se refiere, aunque es conveniente que éste retenga bastante agua y que su pH sea neutro, pudiendo ser también calizo. Soportan muy bien el frío; De hecho, para que produzcan abundantes y bellas flores es necesario que pasen frío al menos durante cuatro meses al año como mínimo, algo que se puede hacer fácilmente poniendo los bulbos en la nevera, a unos 5 ºC y envueltos en papel de periódico, una vez se marchitan las hojas tras la floración. El desarrollo vegetativo se da entre 18 y 28 ºC. Es conveniente, asimismo, abonarlos una vez a la semana con un producto para plantas de flor nada más salgan las primeras hojas del extremo superior del bulbo.
Debido a la adaptabilidad que presentan en lo que al sustrato de cultivo se refiere y a la gran necesidad de agua que tienen, los Jacintos son ideales para decorar los estanques de agua dulce, donde pueden ser colocados en la misma orilla del agua de forma que sólo la parte inferior del bulbo quede sumergida bajo el agua o directamente sobre la superficie de la misma, donde puede acomodarse sobre un lecho de plantas flotantes u otros materiales que mantengan sólo la parte inferior del bulbo bajo el agua. Los deslumbrantes colores de las flores y su fragancia convierten a los Jacintos en una de las plantas más decorativas para cualquier estanque, donde se pueden mezclar con Cinerarias, Liliums, Narcisos, Tulipanes y otras plantas de flor para lograr efectos estéticos más llamativos.
Los Jacintos no suelen multiplicarse vegetativamente debido a que, año tras año, los bulbos envejecen y producen flores menos llamativas, más pequeñas y menos perfumadas hasta el punto de que dejan de florecer, algo que ocurre más o menos hacia el quinto año de vida. La germinación de las semillas es un proceso bastante delicado que no suele realizarse debido al poco éxito que se da con dicho método. Aunque los tubérculos más viejos van produciendo pseudobulbos a medida que aumenta su edad, tampoco se suelen usar ya que no florecen bien hasta que adquieren el tamaño comercial adecuado, algo que suele tardar bastante en suceder, por lo que sale más a cuenta comprar bulbos nuevos cada año. Su precio es muy asequible y son fáciles de asentar en cualquier emplazamiento adecuado. No obstante, si se desea proseguir un cultivo con los pseudobulbos obtenidos de los más viejos, deben seguirse algunos pasos. En primer lugar, cuando las flores se marchitan, hay que cortar las espigas y dejar que las hojas se sequen por completo. Una vez pasa esto, se desentierran los bulbos y se limpia su superfície de tierra y pieles muertas que puedan llevar, aprovechando este momento para ver si se han creado pesudobulbos, que pueden separarse con mucho cuidado y después meterlos, junto con los demás, en la nevera durante unos cuatro meses. Pasado este tiempo se entierran de nuevo todos los bulbos en el sitio deseado para que vuelvan a desarrollarse. Los pequeños bulbos extraídos de los más grandes pueden tardar hasta cinco años en dar las mejores flores.

No hay comentarios:

Publicar un comentario