¡¡¡TRADÚCELO!!!

domingo, 29 de mayo de 2016

Araucaria Heterophylla - Pino de pisos

El Pino de pisos, perteneciente a la familia de las Araucariáceas (una de las famílias vegetales más antiguas que existen) es un peculiar, enorme y bello árbol originario de la isla de Norfolk (Australia), donde vive en zonas descubiertas, soleadas y expuestas siempre que estén bien protegidas de los vientos y del aire seco. Actualmente se cultiva en jardines de todas partes del mundo por su belleza y su tamaño, así como por su adaptabilidad a las más variadas condiciones de temperatura y humedad, y es usada a menudo como planta de interior por su lento desarrollo, lo que hace que pueda durar mucho tiempo en una habitación soleada y fresca. Sus semillas se consumen como postre en su lugar de origen y su corteza, muy pesada y resistente, se ha usado en construcción (principalmente en la industria naval). El látex lechoso y espeso que emanan sus tejidos se utiliza para la preparación de pasta de papel.
 Fuente: www.plantpoints.com

Se trata de un árbol perennifolio que puede alcanzar 70 metros de altura en sus zonas de origen (fuera de las mismas se queda en unos 25 - 30) y cuyo tronco escamoso puede medir más de medio metro de diámetro. Sus ramas se disponen en verticilos alrededor del tronco (normalmente son cuatro o cinco ramificaciones cada 40 centímetros) formando una nivelación a lo largo del mismo que resulta muy curiosa. Las hojas, aciculadas y bastante pequeñas, son de color verde intenso, coriáceas y duras, no punzantes, y se distribuyen de forma solitaria en toda la superficie de las ramas de forma muy abundante (hasta el punto que pueden tapar por completo el tejido que las sujeta). De las ramas principales parten ramificaciones  cada vez más cortas, lo que les da un aspecto triangular muy curioso. La corteza es de color claro, escamosa y se fisura fácilmente en placas redondeadas con el paso de los años. Del interior de sus tejidos emana un látex espeso y blanquecino muy pegajoso que coagula lentamente (si sufre heridas muy grandes, el látex puede perderse en gran parte y causar la muerte completa del árbol). Es un árbol dioico cuyas estructuras reproductoras masculinas y femeninas se hallan en pies distintos y se desarrollan en el extremo de las ramas más jóvenes. Las masculinas no pasan de los cinco centímetros de largo y de ancho, son cónico, de color marrón oscuro y con una gran cantidad de flores muy pequeñas e insignificantes, mientras que los femeninos pueden llegar a los 13 centímetros de largo y 15 de ancho, son globosos, de color marrón claro y con las escamas que los componen puntiagudas. Cada una de estas escamas contiene una semilla de pequeño tamaño con una membrana de tamaño más grande que las ayuda a ser dispersadas por el viento. 
Fuente: www.gadar.sk

Debido a su procedencia subtropical - fría, este árbol se adapta con facilidad a un gran abanico de situaciones de cultivo, por lo que es frecuente encontrarlo en muchas partes del mundo de forma aislada, donde luce especialmente bien. El suelo debe ser preferiblemente ácido, suelto, con gran cantidad de limo que permita una excelente aireación y que garantice el paso del agua y, especialmente, profundo, dado que este árbol dispone de un sistema radicular muy vasto que penetra bastante en la tierra. No le sientan bien los terrenos compactados y no tolera la sal, siendo poco dado a resistir suelos calizos (especialmente si está en una zona de lluvias escasas). Requiere una exposición muy soleada pero protegida de los fuertes vientos, el calor extremo y el aire seco, cosas que hacen que algunas de sus hojas se sequen antes de tiempo y se caigan. La humedad ambiente debe ser elevada (es recomendable pulverizas en las épocas de mucho calor) y el suelo debe estar siempre ligeramente húmedo, nunca encharcado ni completamente seco; Esta planta no tolera nada bien las sequías, que provocan la caída excesiva de las hojas y el secado de las ramas más bajas, lo que deprecia enormemente su aspecto estético. Se puede regar con agua calcárea siempre que se haga con regularidad y se abone con hierro de forma constante, pues el exceso de cal en el suelo produce clorosis (amarilleo foliar) y retrasa su crecimiento; Bastan un par de dosificaciones mensuales durante la época de crecimiento (evitar siempre los excesos de fertilizante en el suelo, problema al que es muy susceptible dado su lento desarrollo). Tolera heladas débiles (mínimo -3 ºC) durante algunos meses y máximas de hasta 40 ºC, aunque su temperatura óptima de desarrollo se sitúa entre 18 y 25 ºC. Si se cultiva en interiores debe mantenerse en habitaciones muy luminosas (mejor si reciben sol directo de la mañana), en macetas grandes, anchas y hondas, lejos de la calefacción y el aire acondicionado, y se debe pulverizar al menos una vez al día sus hojas para aumentar la humedad ambiente. Durante la época de calor se recomienda sacarla al exterior en una zona semisombreada y protegida, y volver a meterla en casa cuando llegue el frío. Es bastante resistente a las plagas, aunque la cochinilla algodonosa puede provocar daños en zonas secas o demasiado húmedas. Hay que tener cuidado de no dañar el extremo apical del tronco, ya que la planta muere si se le corta dicho extremo.

Fuente: www.fleurdestropiques.net

Aunque no es para nada obligatorio, es menor plantar este árbol en un lugar descubierto y aislado, lo que realza su particular apariencia. No obstante, debido a que produce mucha sombra, se pueden plantar, alrededor de su tronco, plantas que no toleren el sol directo como Calatheas y Fitonias y a su tronco pueden atarse plantas epífitas de diferentes especies. No conviene su asociación con otros árboles de crecimiento rápido ya que, además de sombrearlo rápidamente, pueden privarlo de los nutrientes edáficos que necesita, los cuales absorbe lentamente por su lento desarrollo. En el estanque, se puede plantar cerca del agua siempre que sus raíces no queden sumergidas; Es mejor usar una maceta de gran tamaño o un montículo suficientemente alto para que las raíces no lleguen a la capa freática.
Fuente: edugeography.com

Se reproduce mediante semillas y esqueje apical. A pesar de que mantienen su viabilidad durante bastante tiempo, se recomienda sembrar las semillas immediatamente después de sacarlas de los frutos para que no tarden demasiado tiempo en germinar. Se pueden enterrar directamente en su emplazamiento definitivo o en un semillero adecuado. Si la temperatura se mantiene por encima de 20 ºC, la germinación ocurre en unos dos o tres meses, mientras que si la temperatura es baja, el proceso puede alargarse hasta un año inclusive. El esqueje apical se utiliza para el cultivo en interiores, cortando el extremo de una rama verde del año en curso, rebozando la zona de corte en hormonas de enraizamiento y, acto seguido, manteniendo el esqueje bajo plástico, a unos 25 ºC de temperatura y con saturación de humedad. En poco más de un mes se crean las raíces, y el esqueje puede ser pasado a su sitio definitivo (siempre en interior, si se lleva al exterior sin acondicionamiento previo, se produce su muerte irremediable).

No hay comentarios:

Publicar un comentario