¡¡¡TRADÚCELO!!!

martes, 23 de junio de 2015

Cichlasoma urophthalmus - Cíclido maya

Habitual en muchos acuarios de aficionados Estadounidenses y oriundo de América central, el Cíclido maya es un pez de gran tamaño y de temperamento más bien tranquilo que exhibe colores bastante peculiares. En su hábitat natural frecuenta aguas transparentes, poco movidas y con gran cantidad de escondites a base de troncos, plantas y rocas. Es, además, muy adaptable a la salinidad del agua, y puede sobrevivir incluso en aguas resueltamente saladas donde muchos otros cíclidos (a excepción de los del género Etroplus) perecerían con rapidez.
fuente: www.gcca.net
Se trata de un pez robusto, de cuerpo poco comprimido lateralmente y de fuerte musculatura, siendo esta especialmente importante en la base de la aleta caudal y las pectorales. Dispone de ojos de gran tamaño y una boca enorme y protáctil, con pequeños dientes afilados y en posición intermedia formando una especie de pico de la que se sirve para buscar a sus presas predilectas en el sustrato y en agujeros en las rocas. Su líbrea es bastante llamativa, y consiste en una base de color naranja (que enrojece visiblemente en el momento de la freza) atravesada por siete franjas verticales de color variable entre gris claro y negro en función del estado de salud del pez. Presenta un ocelo de color negro y de forma oval en el pedúnculo caudal y un vistoso color rojo en los bordes de las aletas dorsal, anal y caudal. La diferencia más notable entre sexos reside en el tamaño, pues los machos son algo mayores que las hembras y, además, durante la freza adquieren un color rojizo algo más intenso que el de éstas. Pueden superar los 40 centímetros de longitud y vivir más de 15 años.
Fuente: www.worldcichlids.com
 
Merece la pena mencionar que es, en muchos casos, confundido con el terror rojo (Cichlasoma festae) dado que presentan el mismo patrón en la líbrea y la misma forma física, por lo que en muchos comercios es habitual ver ejemplares de C. urophthalmus vendidos bajo el nombre de C. festae, siendo esta última especie muy poco frecuente en los comercios de acuariofília fuera del territorio Americano (ello se debe a que los costes de reproducción y exportación del terror rojo son más elevados que para el cíclido maya). No obstante se pueden diferenciar ambas especies de forma sencilla en la edad adulta, pues el color base del C. festae es más vivo e intenso que en el caso de C. urophthalmus y, además, las dos franjas verticales localizadas en la cabeza se juntan formando una Y en C. festae mientras que no ocurre lo mismo en el caso de C. urophthalmus. Diferenciar estas especies con ejemplares jóvenes es algo más complicado, pero se puede hacer mediante la comparación de las franjas verticales de la cabeza y, además, por el tamaño, la disposición y la forma del ocelo caudal: En C. festae este ocelo es circular y más pequeño que en C. urophthalmus, en el que es más ovalado y grande. Otra característica distintiva es que los ojos de C. urophthalmus son más grandes y con más superficie ocupada por el color negro.
Comparación entre Cichlasoma festae (arriba) y Cichlasoma urophthalmus (abajo).

Fuentes: socav.com y acuarios.desdecostarica.com

Es un pez muy resistente y adaptable cuyo mantenimiento no ofrece excesivas dificultades. El único problema que plantea esta especie es su tamaño adulto: Recordar que llegan a superar los 40 centímetros de longitud y que, además, crecen con bastante rapidez, a lo que hay que sumarle la gran superfície de su territorio y a que se mueve de forma constante por el mismo, por lo que para albergar uno de estos animales se requieren acuarios muy grandes (de más de 1000 litros) y para una sola pareja se deben plantear ya estanques de varios miles de litros de volumen, algo que debe ser aún mayor si se desea mantenerlo junto a otros peces de su tamaño. La temperatura debe situarse en torno a 23 - 27 ºC, soportando mínimas de 15 y máximas cercanas a los 35, situaciones en las que se atenúa su líbrea y se sensibiliza más a las enfermedades. Requiere aguas neutras o alcalinas (pH entre 7 y 8) y bastante duras (superior a 15 ºdGH). A pesar de que se puede adaptar a aguas ácidas y blandas, su crecimiento se vé ralentizado y sus colores se atenúan considerablemente. Requiere una buena oxigenación pero no un movimiento excesivo así como una luz moderada ya que se estresan bastante si la iluminación es intensa. Dado que gusta de cavar en el sustrato conviene ofrecerle una generosa capa de arena media de unos 8 - 10 centímetros de grosor para permitírselo. Fijar los adornos más inestables con adhesivos atóxicos es muy aconsejable ya que le gusta mover la decoración, y las plantas presentes deben colocarse en macetas o estar fijadas a las rocas (Anubias, Helecho de Java, etc...) ya que tiende a desenterrarlas. Para asegurar la intensidad y el mejor brillo de su líbrea es indispensable mantener un sustrato de color negro y, además, mantener el agua en buenas condiciones: Nitratos por debajo de 50 ppm y 0 de amoniaco y nitritos. Dado que produce grandes cantidades de desechos se deben realizar cambios parciales de agua (una vez a la semana) y disponer de un buen equipo de filtración para evitar el incremento de nitratos. Es bastante resistente a las enfermedades, aunque bajo condiciones demasiado precarias puede ser atacado por punto blanco y Hexamitasis.
Fuente: www.ciklid.org

No presenta ningun problema para alimentarse en cautividad. Acepta todo tipo de alimentos secos, congelados, vivos y liofilizados. Presenta un elevado requerimiento en vitamina C, por lo que si su alimento no contiene una concentración considerable de este nutriente puede sufrir problemas de enanismo, deformaciones corporales y atenuación de color. La base de su dieta debe basarse en piensos desecados para Cíclidos, que se puede complementar con alimento vivo y congelado. Es bueno darle algunas veces por semana preparados vegetales para diversificar su dieta.
Fuente: www.cichlids.com

A pesar de su colosal tamaño y voraz apetito, su actitud hacia otras especies suele ser bastante pacífica, presentando problemas de agresividad en el momento de la freza o para espantar a cualquier intruso que penetre en su territorio. Se debe mantener con peces de al menos la mitad de su tamaño y cuya actitud sea tranquila (Cíclidos como el Óscar y el terror verde, peces de fondo como Plecostomus y Gliptopherhychthys y peces de superfície como Arowanas) evitando peces que, aun siendo lo bastante grandes como para no ser engullidos, sean demasiado agresivos (Flowerhorn, Tilapia buttikofferi y su pariente el terror rojo) puesto que es un pez bastante cobarde que se amedrenta fácilmente ante especies como éstas, pudiendo llegar a arrinconarse y dejar de alimentarse hasta morir. Evidentemente, cualquier pez que entre por su colosal boca es engullido rápidamente, por lo que no hay que asociarlo con Neones, Guppies ni cualquier pez común para acuarios comunitarios de pequeño tamaño. Es mejor no juntar a más de un macho en el mismo recipiente ya que son poco tolerantes entre si.
Fuente: www.cichlids.com

Se trata de peces monógamos que desovan sobre el sustrato. Durante los momentos previos a la freza, ambos progenitores excavan un hoyo en el sustrato en el que, después de un agitado ritual de cortejo, los huevos son depositados y fecundados. Durante los dos o tres días que dura la incubación ambos adultos se turnan para vigilar y airear los huevos, que defienden ferozmente de cualquier peligro (las parejas jóvenes pueden matar a mordiscos a peces que les triplican el tamaño). Tras la eclosión, los alevines se mantienen amontonados en el hoyo de puesta siempre bajo la supervisión de sus padres, que los custodian durante seis meses. Una vez han absorbido el saco vitelino se pueden alimentar de pienso pulverizado y nauplios de Artemia. Crecen con rapidez y son bastante resistentes a la contaminación. Al contrario que el terror rojo, la formación de las parejas no es muy complicada y el macho puede permanecer junto a la hembra durante el cuidado de la puesta. Pueden reproducirse dos veces al año en buenas condiciones y no es necesario variar las condiciones acuáticas pero sí mantener a raya los compuestos nitrogenados.

No hay comentarios:

Publicar un comentario